Antonio Baena (segunda parte)

Antonio Baena (II parte)

PRIMER PRESIDENTE DE LA AGRUPACIÓN

Durante buena parte del siglo XIX y principios del XX, la inestabilidad política y los problemas económicos de las cofradías impedían que hubiera regularidad en las salidas procesionales. Antonio Baena Gómez, que ya era Hermano Mayor de la cofradía de la Sangre y dotado de una clara visión del problema, piensa en la agrupación de las Hermandades para el cumplimiento de unos fines de ayuda mutua, que permitiera salvar los momentos difíciles.

El 21 de enero de 1921, reúne a los Hermanos Mayores de otras cofradías en la sacristía de la iglesia de la Merced, y se funda la Agrupación , siendo elegido presidente de la entidad.

A partir de entonces los desfiles procesionales entran en una fase de emulación, de entusiasmo, y de rivalidad insospechados.

Sólo con esta solidaridad, sería posible restaurar el patrimonio de las cofradías dos veces en cinco años durante la década de los años 30.

Fue Presidente de la Agrupación hasta 1935, cuando fue sustituido por Enrique Navarro.

MONÁRQUICO Y LIBERAL

Fue concejal durante los años 1922 y 1923.  Y tres años después fue nombrado Hijo Predilecto de Málaga. En 1928 recibió la Medalla del Trabajo de manos del alcalde Ortega Cano.

Las imágenes de Longinos y el caballo estuvieron en poder de Antonio Baena tras los sucesos de 1931; casi todo el patrimonio de su cofradía fue destruido. Él enfermó y  se tuvo que exiliar a Gibraltar, puesto que su vida, como otros muchos malagueños, corría peligro. A su regreso, sólo se dedicó a sus negocios hasta que estalló la Guerra Civil, cuando su casa fue quemada y se tuvo que refugiar en el cercano hotel Limonar; allí fue arrestado por miembros de la Patrulla de Guardia de Asalto, por orden gubernativa. A los pocos días, en la madrugada del 23 de agosto, fue sacado del hotel y llevado, junto a otras personas, a las tapias del cementerio de San Rafael, donde fue fusilado junto a los demás. 

 



A la izquierda, la villa de Santa Ana, tras su destrucción. En ese solar se construyó el Parque de San Antonio.
A la derecha, la villa Onieva, que persiste en la actualidad.

 

Sus restos descansan en la cripta de los Caídos en la Catedral. El Ayuntamiento le dedicó en la década de los años 40 una calle en el centro de la ciudad, junto a calle Martínez.

En 1953, la Agrupación lo homenajeó, colocando una lápida en la casa donde nació, el número 8 de la calle Parras.

En 1995, con motivo del 75 aniversario de la Agrupación, se volvió imprimir el cartel que  se había pintado en 1925 y en el que se puede leer. “Al Excmo. Sr. D. Antonio Baena Gómez, insigne e incansable malagueñista en testimonio de fe y de afecto”.

 

 

Foto de portada: «La Sagrada Lanzada». 1923

Fuente: Personajes de Málaga.( Julián Sesmero. Diario Sur). “Historia de las Cofradías…” (Llordén/Souviron). Imágenes de un siglo. (Diario Sur). «La quema de conventos en Málaga» (J. Jiménez Guerrero)

Autor

En busca de nuestras raíces.

X Contenido protegido