Cofradía abierta a todos

Cofradía abierta a todos decían… 

Cofradía abierta a unos pocos más bien. Dueños y Señores de la «NADA». Cofradía que cuenta contigo cuando no tienen a nadie, pero una vez que regresan esos que nunca van, ya no se acuerdan de quienes estuvieron ahí ayudando cuando nadie iba.

Cofradía que cuando no vas durante un tiempo y te ven, si, esos que antes te saludaban y ahora pasas desapercibida y eres una desconocida, ni te saludan.

Cofradía que a escondidas y en «petit comité», avisan de ciertas cosas que se acontecen o van a acontecer a quienes les interesa, sin embargo, a esos que sin nada a cambio han estado cuando se les ha llamado no, no le dicen nada. Vaya, que agradecidos.

 

¿Y aún se preguntan por qué uno/a ya no va?

 

Así se mima y cuida a los hermanos. Así se hace Hermandad, claro que sí.
Que bien se venden algunos en plenas elecciones con promesas y más promesas, con palabritas «bonitas» y al final que mal llevan la «cosa». Al final nada de nada.

Pero no se dan cuenta que esto de estar ahí en el poder es cuestión de un tiempo, transcurrido el mismo caes en el olvido. Comportamiento más político que de Hermandad.

¡Qué pena! Así llegan después los lamentos, llegan los «porqués«.

¿Por qué nos falta gente para salir? ¿Por qué siempre son los mismos los que se acercan a la Cofradía? ¿Por qué sólo en Cuaresma aparecen y para recoger su puesto? ¿Por qué no se implica la juventud?

¿Por qué? Tú, Hermano Mayor, tú albacea o tú cargo de esto y lo otro… Sois el motivo y responsables de esa pregunta.

Si no cuidais a todos los hermanos y solo os dedicais a un grupo reducido ¿qué queréis?

Cofradía abierta a todos decían… 

 

Autor

Cofrade y Hermana de Zamarrilla, Santo Traslado y Sepulcro. Escribiendo Historias desde 2016.

X Contenido protegido