¿Cómo era nuestra Semana Santa en los siglos XVII y XVIII ? Segunda parte

Siguiendo con la descripción de como eran nuestras hermandades en esos siglos, vamos a ver como se llevaban los tronos, que tipos de hermanos y figurantes había, etc. Y desde cuando nuestra Semana Santa, comienza en Domingo.

Los tronos eran llevados por correonistas u horquilleros. Mediante unas correas cruzada por el pecho se sujetaba las andas; y en las paradas, al no haber patas de mesa, se colocaban unas horquillas en las andas (en la siguiente fotografía de nuestra Semana Santa se aprecia a un portador con su correa; Jesús de la Puente saliendo de San Juan (detalle).

Los tronos (también llamados «pasos» por entonces), eran poco más que unas andas, y hasta finales del s.XIX y comienzos de del XX eran llevados por 4 a 12 Horquilleros. El de la Sagrada Cena era llevada por 24. En la foto que se muestra a continuación, el trono en el suelo de Nuestro Señor Nazareno de los Pasos, con tres varales.

Había hermanos de sangre, que llevaban cruz a cuesta, iban empalados o se azotaban mutuamente.  Había pugna entre las cofradías para ver quien llevaban más hermanos de sangre, llegando a haber disciplinantes alquilados. Los hermanos de luz, que pagaban más por salir, llevaban luminarias.

Hubo de dos hermandades de carácter exclusivamente militar: Lanzas, (en San Agustín) y Arcabuceros, (en Santo Domingo) (en otro artículo comentaremos estas dos cofradías, del s. XVII).

Al principio, los nazarenos iban con la cara cubierta  (quien iba en procesión se declaraba culpable de diversos pecados, por lo que iba en anonimato), pero un decreto de Carlos II prohibió a éstos taparse el rostro, a no ser que fueran disciplinantes (por ejemplo, se azotasen).

Los capirotes cónicos eran mucho más pequeño que los actuales. Algunas hermandades utilizaban el capirucho caído, y otras con forma de habichuela. En 1920, Jesús de la Puente, el Rico y el Sepulcro la utilizaban este último tipo. Hoy día la sigue utilizando, en la Cofradía del Rico. Y el capirote cónico fue creciendo hasta tener el tamaño actual.

Hasta el siglo XVII había la costumbre de acompañar al trono algunas personas figurando personajes de la pasión. Ejemplos: “romanos” que acompañan al Nazareno de San Juan; sayones junto a Jesús de la Puente; o “vestidos de judíos” en Orando en el Huerto (con tanto éxito, que se prestó a Pollinica y Jesús de la Puente). O apóstoles, la Verónica, San Juan o Cirineo. 

Casi todas las cofradías tenían el apoyo del alto clero y de la aristocracia. Por ejemplo, la Hermandad de la Vera-Cruz fue cambiando de patronazgo según fue cambiando de sede.

Siempre ha habido disputas entre cofradías y desmanes que han tenido que ser controlados por el Obispado: cambios de itinerarios, procesionar una imagen no autorizada por la Iglesia, excesos alcohólicos, …

En cuanto al horario, por ejemplo, en una disposición obispal de 1671, se prohibía salir antes del amanecer; y de volver al templo después de la anochecida.

Hasta la década de los veinte del siglo XX, con la fundación de la Agrupación de Cofradías, cada hermandad hacía un recorrido diferente, a veces incluyendo estación penitencial en la Catedral. Por ejemplo, en 1550, la Cofradía de la Sangre recorrió el Jueves Santo los sagrarios de  la Ciudad. Por entonces seguía habiendo 4 parroquias, las mismas que se originaron tras la Reconquista (Sagrario, Santiago, Mártires y San Juan). A dicha procesión iban autoridades eclesiásticas, civiles y militares; los penitentes iban con túnica blanca con cinto negro.  

Aunque se apoyaban unas a otras, sobre todo si alguna pasaba por problemas económicos, hay también  pleitos por diferentes motivos (día de salida en procesión o color de la túnica, como en el caso de Jesús Nazareno de San Andrés y Dulce Nombre de Jesús, s.XVII-XVIII) o por el derecho a utilizar una determinada advocación (en  1687, entre la Soledad de Santo Domingo y la Soledad de San Juan; ésta última tuvo que cambiar la denominación a Dolores).

En algún ocasión, las cofradías son fundadas por 72 hermanos (como la Hermandad de los 72 hermanos del Santo Sudario); con el tiempo aumentaron el número de hermanos de hecho, pero siguieron siendo   72, los hermanos de derecho.

Es a partir de época reciente la distribución de las cofradías en sección de Cristo y sección de Virgen. No era habitual que una cofradía tuviera tronos de Cristo y de Virgen, como actualmente.

De hecho, algunas cofradías “antiguas” han buscado en los s. XIX y XX una imagen de Cristo o Virgen para “completar” su cofradía. Por ejemplo, la de la Soledad de San Pablo y la de Nuestra Señora de los Dolores, con Traslado y Expiración, respectivamente. O Pollinica y Jesús de la Puente; con Virgenes del Amparo y de la Paloma.

Y también es reciente que las procesiones de Semana Santa empiecen el Domingo de Ramos. Hasta 1893, los cortejos procesionales empezaban el Miércoles Santo. Aunque en los s.  XVIII y XIX, cofradías como Dolores (de San Pedro), Zamarrilla y Esclavitud Dolorosa , entre otras, salieron el Domingo de Ramos (también llamado de Palmas), no fue hasta ese año cuando se institucionalizó la Semana Santa como la conocemos hoy en día. Ese año, 1893, salió Orando en el Huerto el Domingo; y Rescate, el Lunes y Virgen de la Concepción (aún no estaba unida a Huerto), el Martes.

Como hemos visto, las cofradías y los cortejos procesionales han ido evolucionando a través de los siglos. Y la creación de la Agrupación de Cofradías (la primera de España), sirvió para dar un gran impulso a Nuestra Semana Mayor.

[su_spoiler title=»Fuente» style=»fancy» icon=»plus-circle»]Fuentes: Periódico no identificado de 1919. N. Díaz de Escovar /  Revista Jábega. Diputación / “Historias de las Cofradías…”, de Llordén/Souviron. Las epidemias en Málaga, N. Díaz de Escovar / La Opinión de Málaga.[/su_spoiler]
Autor

En busca de nuestras raíces.

X Contenido protegido