¿Cómo era nuestra Semana Santa en los siglos XVII y XVIII? Primera parte

¿Cómo era nuestra Semana Santa en los siglos XVII y XVIII? Primera parte

No siempre las cofradías eran independientes  una de otras, ni tenían sección de Cristo y de Vírgen, con sendos tronos. Ni tenían capirotes tan altos como los actuales. Ni las procesiones iban precedidas por una Cruz-Guía. Ni los portadores llevaban a hombro los varales. Ni llevaban acompañamiento musical como ahora.

Jesús de la Puente. Primera fotografía de nuestra Semana Santa

 

Veamos como eran las cofradías y sus procesiones durante estos siglos:

Durante los primeros siglos fueron naciendo, o en torno a una imagen con gran devoción (por ejemplo, Ntra. Sra. de las Angustias) o por la unión de los componentes de un gremio. Y casi siempre bajo el amparo de alguna orden religiosa (franciscanos, dominicos, agustinos, …).

Las primeras funciones era rendir culto a la imagen Titular  y garantizar el entierro en “suelo santo”, o sea en las criptas de las iglesias primero, y a partir del siglo XIX, en cementerios.  Y la de asistir a las personas sin recursos o al rescate de Cautivos (Cofradía del Rescate, por ejemplo). O de enfermos, como la de los “Tiñosos” (Dolores del Puente). Algunas cofradías se fundaron en épocas de graves epidemias (entre 1640 y 1647, se fundaron varias cofradías tras la epidemia de 1637 -entre 15.000 y 40.000 fallecidos-). 

Durante estos siglos las cofradías suelen salir juntas si están en la misma iglesia, y siguiendo una distribución por días, por ejemplo: 

    • Las de la iglesia de San Juan, el Miércoles; 
    • Las de la Merced, Jueves,
    • Las de San Luis el Real, Jueves y Viernes,
    • Sto. Domingo y San Agustín el Viernes.

Aunque en muchas ocasiones se cambió esta distribución, esta “norma” siguió hasta primeros del XIX.

En los siglos XVII y XVIII.  salen juntas la Hermandad Matriz y sus cofradías. Por ejemplo, junto a Pura y Limpia Concepción salían otras siete cofradías “hijas”, en la tarde-noche del Miércoles Santo, haciendo penitencia en la Catedral (mediados del s. XVII); en total, nueve tronos. Y se procesionaban siguiendo el orden cronológico del momento de la Pasión, como se sigue realizando en Castilla-León, por ejemplo.

Jesús de la Humildad

 

En cuanto a la vestimenta, había nazarenos con túnica (llevaban colas, a veces recogida) o sotana. Y los tejidos eran pobres y de escaso lucimiento. El uso de capas es reciente; la  cofradía del Nazareno del Paso la puso de moda.

La Hermandad del Sepulcro y la de la Puente, llevaban túnicas bordadas (las de ésta última, se perdieron en 1931).

Los enseres procesionales han ido cambiando. Los guiones, tan importantes y que encabezaban entonces los cortejos, ha perdido protagonismo. Ahora la Cruz-Guía la encabeza. Y las trompetas, son ahora puramente decorativas.

En los siglos XVII y XVIII los puestos de honor era para los portadores del estandarte o guión. Eran llevados por los Hermanos Mayores (habitualmente, cada cofradía tenía dos). Con frecuencia había pugna por ello, puesto que había familias patronizadoras que se creían con derecho hereditario para tales puestos de honor.

Autor

En busca de nuestras raíces.

X Contenido protegido