Con el capirote desecho

Con el capirote deshecho

En esa época era un poco volantero con respecto a las Cofradías. Sería el año 1970 y mis compañeros del cole decidimos salir en el Sepulcro. Las túnicas se recogían frente a la Iglesia de la Divina Pastora y salíamos, los tronos desde la plaza del Teatro. Nos formaban al cuerpo de nazarenos en una especie de cuartel de la OJE que había en Méndez Núñez. Ese año había llovido, Mena salió el Jueves Santo por la mañana. Habían anunciado la retransmisión por TVE, con una cámara en la Tribuna de los Pobres.

El Sepulcro ese año decidió no tirar por Carretería y bajaba por Alcazabilla, Molina Lario y el lateral de la Alameda por el que pasa el Rico.

Al llegar a la Alameda llovía muchísimo, por lo que la Cofradía decidió cortar el recorrido de la Alameda y se levantó al público de las sillas que estaban no recuerdo bien si a la altura de Stella Maris o de Calle Córdoba.

El caso es que los nazarenos de la Vírgen estuvimos detrás del trono un poco y después pasamos andando muy ligero hasta el encierro. Llegué con el cartón desecho y totalmente doblado.

Alfonso García Guerrero

 

NOTA: Tradicionalmente la Cofradía del Sepulcro, después de atravesar las calles Comedias y Tejón y Rodríguez, continuaba su camino por Carretería, en busca del recorrido oficial. Sin embargo, la junta de gobierno tomó el acuerdo en 1974 de variar este itinerario para incluir su paso por la plaza del Obispo y Molina Lario, novedad alentada por el obispo Ángel Herrera Oria. Aunque el lucimiento de los tronos estaba asegurado, con la fachada principal del templo catedralicio como principal testigo, la lluvia finalmente deslució la procesión y la gran tromba de agua caída en Málaga ocasionó el deterioro de enseres y de los propios tronos procesionales. Al año siguiente, esta variante quedó en el olvido y el cortejo volvió a transcurrir por su recorrido habitual. -Diario Sur-.

X Contenido protegido