Consolación y Lágrimas: Sucesos de 1931

Consolación y Lágrimas: Sucesos de 1931

La Virgen de Consolación y Lágrimas fue una de las imágenes pasionistas que fueron rescatadas de las garras de los incendiarios iconoclastas durante los sucesos de 1931.

En su caso, fue una de las primeras imágenes profanadas y atacadas en el asalto a la desaparecida iglesia de la Merced.

Desde su bendición en 1929 la Dolorosa sólo era trasladada al templo mercedario para los cultos y la procesión, regresando después a la Villa de Antonio Baena en la zona de la Caleta, quien la había adquirido en torno a 1926-27.

Foto: Archivo de la Archicofradía de la Sangre

 

Desgraciadamente, el 12 de mayo de 1931 la imagen aún no había sido devuelta al oratorio de los Baena. De haber sido así, se habría salvado.

«Al iniciarse la acción contra la iglesia, uno de los asaltantes tomó la imagen de su altar (en el lado izquierdo del crucero, hacia la calle de San Juan de Letrán) y se la llevó por la puerta de la sacristía (salida hacia la misma calle) mientras se mofaba de ella y le hacía gestos obscenos. Así la condujo hasta la zona trasera del templo donde, sentado en las gradas del Teatro Cervantes, continuó con su actitud hacia la Virgen, hasta que se deshizo de ella lanzándola contra el suelo, frente al n°2 de la calle de Ramos Marín. Una mujer que andaba por la zona se acercó a la Virgen de Baena y la ultrajó, rompiendo sus ropajes y sus enaguas las cuales se puso a modo de burla».

La cabeza de la peregrina Dolorosa quedó prácticamente partida en dos y separada del tronco. La versión más extendida sobre cómo fue hallada la Virgen narra que fue el erudito Joaquín Díaz Serrano quien la encontró, al vivir frente al teatro, entregándola al escultor Paco Palma García que vivía en el barrio, quien la restauró y devolvió a la familia Baena.

En 1936 la casa familiar fue incendiada pero el chófer pudo esconder la imagen en un barril de gasolina. Años más tarde fue restaurada por Paco Palma Burgos y en 1945 volvió a salir en procesión.

 

Fuente: El cofre de Almo-tamid, David Varea

Autor

Desarrollador web. Amante de la Historia. Cofrade. Colaborador desde 2018.

X Contenido protegido