Cristo ha Resucitado (III parte). 1946-2019

Cristo ha Resucitado (III parte). 1946-2019

UN NUEVO TITULAR EN PROPIEDAD

En 1941 Enrique Navarro encargó al escultor valenciano José Capuz Mamano una nueva talla, tras la recomendación de Félix Granda. El grupo escultórico (Jesús y dos sayones) fue bendecido por el obispo D. Balbino Santos Olivera el 13 de abril de 1946 en la que sería su sede desde entonces, la iglesia de los Mártires. La Agrupación pagó la construcción de una capilla en dicha iglesia, que es en la que está actualmente la Vírgen de las Angustias. El recorrido incluía Carretería, Cisneros, Nueva, Alameda y, tras el recorrido oficial, volver a Plaza de Uncibay y Comedias.

Sayones en la escalinata del Museo de la Agrupación.

Sayones en la escalinata del Museo de la Agrupación. Foto: Rafael García Salido

La crítica, tanto de especialistas como del público, fue desigual. Para algunos, “el nuevo grupo escultórico, el Señor triunfante y dos sayones dormidos junto al Santo Sepulcro, es un gran acierto, contando Málaga desde ahora con una joya artística más que añadir a esa plenitud de imágenes de Semana Santa(A. Souviron, Arriba); para otros, “no es la talla de un Cristo triunfante en su Resurrección, con defectos de modelado (pelo y barba) y policromía desteñida, no recordándonos nada la hechura de este Cristo a la raza judía, y por su colorido más se podría situar entre los naturales del norte de Europa” (Nazareno Verde, “Lenguaje cofradiero de Málaga, 1982).

En 1971 empezó a salir desde la Catedral, tras la misa concelebrada por el obispo para encerrarse en su sede, los Mártires, siendo presidente de la Agrupación, José Salcedo; buscando el recorrido oficial a través de Molina Larios, Sancha de Lara, Martínez, Atarazanas y  Torregorda.

En 1976 el Obispado cede el hospital e iglesia de San Julián a la Agrupación. Y aunque las obras no acabaron hasta 1988, en el Domingo de Resurrección de 1983, tras salir el Resucitado desde la Catedral, se encerraban en san Julián, su nueva sede. 

Desde 1993 empezó a salir desde la iglesia de San Julián, y se aprobó que una imagen Mariana acompañara al Cristo Resucitado. Se encargó la imagen, que se llamaría Reina de los Cielos, al escultor Luis Alvarez Duarte (q.e.p.d) y fue bendecida por D. Antonio Dorado Soto el 8 de diciembre en Los Mártires ese mismo año.

Dos años después, salía en procesión, acompañada con la representación de las Hermandades del Miércoles, Jueves y Viernes Santo.

UN TRONO PARA CRISTO RESUCITADO 

Hasta 1955 fue procesionado en un “trono de flores”. Pero en 1954 se vio la necesidad de dotar a la imagen de José Capuz un trono adecuado. En las bases para el concurso, se indicaba las medidas máximas (que pudiera salir por la puerta lateral de los Mártires) y el precio de 50.000 pesetas. Fue elegido el diseño de Pedro Pérez Hidalgo.

Trono de Pérez Hidalgo

Trono de Pérez Hidalgo con los sayones.

Debido a su falta de mantenimiento, este trono se deterioró de tal forma que tuvo que ser retirado y posteriormente vendido  a Melilla. De este conjunto sólo quedan los ángeles sedantes en San Julián (con diseño de Castellanos).

En 1980 se recurrió a un torpe trono de planchas de chapón barnizado que utilizaba el Cristo de la Exaltación. Durante los dos años siguientes, se empleó el de la Archicofradía de María Auxiliadora con las lógicas modificaciones.

En 1983 se decidió tener otra vez un trono propio; y se fue encargado a  Miguel García Navas, de estilo ecléctico (entre renacimiento y barroco), con cartelas pasionistas (obras de Celia Berrocal, Virgilio Galán y Esther Romero) y unos desafortunados ángeles mancebos en las esquinas.

Estos ángeles fueron sustituidos años más tardes por pequeños arbotantes;  o por adornos florales a base de rosas rojas.  Y cuatro faroles plateados rodeaban la figura de Jesús.

 

Debido al mal estado del trono de García Navas, y al hecho de que no fue de todos bien visto, en 2014 se aprueba los bosquejos que había realizado Fernando Prini para un nuevo trono, siendo Presidente de la Agrupación Eduardo Pastor. Al poco tiempo de llegar a la presidencia Pablo Atencia, refrendó el proyecto. Y Prini se rodeó de los mejores artistas malagueños (imaginería, talla, ebanistería, orfebrería,…)  para la realización del trono. 

La bendición se realizó el 23 de octubre de 2018 en la iglesia de San Julián. Y se estrenó en el Domingo de Resurrección del presente año de 2019.

Nuevo trono en el Museo de la Agrupación. Foto: Rafael García Salido.

CRISTO RESUCITADO DE FERNANDO ORTIZ

Aunque hay autores que no apoyan la autoría de Ortiz (como Andrés Camino y A. J. Palomo, que lo nombran como el Resucitado de las Bernardas), hay otros autores como Agustín Clavijo que sí dan por hecho que el escultor malagueño es el autor, y 1758 como la fecha de realización.

Actualmente la posible imagen de Fernando Ortiz (de 1,60 m. de altura) está en el convento de El Atabal, necesitando una importante restauración, puesto que ha sufrido mucho cuando ha salido del convento por diferentes eventos, como la Exposición “Semana Santa malagueña en sus tronos e imágenes desaparecidas” (Palacio Episcopal, 1982). O para el altar que realizó la Agrupación para la procesión de Corpus Christi de 1963 (Ver Foto)

Fuente: La Saeta de Otoño 2015.  Semana Santa en Málaga. Arguval. Imágenes de un siglo. Diario Sur. “Historia de las Cofradías…” Llordén/Souviron. Miramar. Suplemento del Diario Sur. 1946 (J. Díaz Serrano). El fulgor de un trono: Varios Autores. Agrupación. 2019

Especial agradecimiento a la Hermana Mercedes, superiora del Monasterio cisterciense de la Asunción de Nuestra Señora (El Atabal), aportando datos sobre el estado actual de la imagen.

Autor

En busca de nuestras raíces.

X Contenido protegido