Cristos: Pollinica

Cristos: Pollinica

La iconografía de Jesús a su Entrada en Jerusalén se reviste en Málaga con todos aquellos elementos que describen los diferentes pasajes evangélicos, pero además la interpretación de la imagen principal adquiere un carácter dulcificante, donde los rasgos fisonómicos de Jesús nos aportan una testa de sencillas concepciones que potencian el valor devocional hacia la imagen.

La talla busca las principales características expresivas en los ojos, nariz y el triangulante entrecejo, las arqueadas cejas y las largas pestañas, así como la bifurcada barba, remarcándose el tallado de los mechones de pelo que caen sobre el lado derecho de la cabeza, dejando la anatomía de la oreja izquierda al descubierto.

La mirada al frente, perdida, reseña una ausencia que potencia el halo de divinidad, mientras que los sonrosados labios marcan un punto de contraste en la policromía del rostro.

La gesticulación de las manos potencia el pasaje evangélico como acto de bendición y saludo, a la vez que amplía el área visual del cuer- po que se adscribe a la pollina realista en un gesto de inestabilidad al mantenerse los pies sustentados en el aire.

Pollinica detalle del pie

Detalle del Pie del Señor de Pollinica.

Esta imagen entronca perfectamente en la producción de Martínez Cerrillo, al destacarse todos los rasgos que se definirán en sus cristos, siendo de fácil reconocimiento su autoría. Recordar que estamos ante una imagen de talla policromada, revistiéndose de ropajes y formando un todo con la borriquita.

Juan Martínez Cerrillo da paternidad a la imagen, realizada en el año 1943, resaltando que las manos responden a la labor del escultor gallego Suso de Marcos de 1985, mientras que el cuerpo de talla completa fue realizado por el sevillano José Antonio Navarro Arteaga en 1990, quien también ejecutara el grupo escultórico.

Fuente: Los rostros de Jesús, Cope Málaga.

Autor

Cofrade y Hermana de Zamarrilla, Santo Traslado y Sepulcro. Escribiendo Historias desde 2016.

X Contenido protegido