La Bendición del Nazareno. Tradición de cuatro siglos

La Bendición del Nazareno. Tradición de cuatro siglos

Madrugada de Viernes Santo en el siglo XVII. Por la calle de Amargura (actual calle Granada), bajan la Mujer Verónica, San Juan Evangelista y la Vírgen María en busca de Jesús (que se acerca por calle Especerías) llevando la Cruz a cuesta camino del Gólgota. El encuentro se realiza en la plaza de las Cuatro Calles (hoy de la Constitución). La Verónica se acerca al Hijo de Dios y abre sus brazos para desplegar su sudario. Un predicador dominico va narrando el encuentro. A continuación, la Virgen enjuga sus lágrimas al ver el sufrimiento de su Hijo. 

Primitivo Dulce nombre de Jesús Nazareno del Paso por la Alameda en los años 20.

Para terminar el acto, el brazo derecho de Jesús se separa de la Cruz para dar la bendición a los asistentes, a las puertas de la Casa Consistorial.

En una época en la que la mayoría del pueblo era analfabeto, la mejor forma de conocer las Sagradas Escrituras y, sobre todo, la vida y muerte de Jesús, era su narración y, si se escenificaba, mejor. Con las palabras de predicador y los brazos articulados de las imágenes se visualizaba perfectamente este pasaje de los evangelios. 

Y esto ocurrió desde principios del siglo XVII (1609),  hasta finales del siglo XIX, de forma casi continua. Ocasionalmente, esta escenificación se realizaba en la plaza del Obispo (en 1851).

A finales del siglo XIX, las andas de Jesús eran portadas por 16 correonistas. Tras unos años de no procesionarse, a partir de 1908, volvió a salir a la calle, persistiendo la tradición de la bendición en la noche del Jueves Santo.

Así pues, la tradición de la bendición del Dulce Nombre de Jesús Nazareno del Paso, tiene más de cuatro siglos.

 

Fuente: “Historia de las Cofradías…”. Llordén/Souvirón. Semana Santa en Málaga, Ed. Arguval, 1987.

Fotos: Artículo (Archivo Archicofradía del Paso y Esperanza) Portada: Aunque se sabe que la Cofradía comenzó en el siglo XVI, la imagen que se conoce y que fue destruída en 1931 es del siglo XVII, de escuela granadina y la que se añadió, posiblemente en el siglo XVIII, pelo natural sobre la talla. Tenía una dulce y serena mirada; posiblemente de la escuela de Pedro de Mena. Se le conocía como «El Moreno».

 

Autor

En busca de nuestras raíces.

X Contenido protegido