Iglesia de la Trinidad

La Primitiva Iglesia de la Trinidad: La Sede Olvidada. I Parte.

CONVENTO DE TRINITARIOS «Calzados»

La primitiva Iglesia de la Santísima Trinidad es ahora un montón de escombros.

Abandonada por la desidia de diferentes administraciones que no se ponen de acuerdo en como darle utilidad, este primer templo fue sede de diversas cofradías en el siglo XVII, y es lo que vamos a ver en esta primera parte del artículo.

La que conocemos (aunque es desconocida para la mayoría de los malagueños) se abrió a mediados del siglo XIX.

 

Los religiosos redentores calzados de la Santísima Trinidad (en número de siete) llegaron con los Reyes Católicos a Málaga en el asedio a la ciudad en 1487.

Primero se asentaron en una mezquita junto a Atarazanas y fue dedicada a San Cosme y San Damián, en 1491. Pero era un lugar lúgubre y con demasiado bullicio para la vida monacal al estar cerca de la Puerta del Mar. Y además sufrió un terremoto en 1494.

Tras dos intentos de traslado, primero junto a las puertas de Antequera (pero los franciscanos del cercano convento de San Luis el Real se opusieron) y de Granada, al final se ubicó fuera de la ciudad. 

En 1494 se trasladan a una ermita extramuros, llamada de San Onofre o de San Nuflo, edificada por el artillero de su Majestad, en el lugar donde la reina Isabel tuvo su campamento durante el asedio a la ciudad. Se amplia y se convierte en iglesia y convento de la Trinidad. Fue el germen del futuro barrio de la Trinidad; de hecho la primera calle de este barrio fue la “Calzada de la Trinidad”.

El convento se articulaba alrededor de un patio claustral de 24 metros de lado, en cuyo lado ESTE está la iglesia de base latina de dos naves, con las imágenes de un Cristo atado a una Columna, Ntra. Sra. de la Antigua, San Juan de la Mata y San Félix de Valois (fundadores trinitarios), San Cosme y San Damián (con sus respectivas reliquias) y San Onofre. Y la reliquia de una espina de Corona de Cristo.

 

Plano del Convento Trinitario

Plano del Convento Trinitario.

 

Esta orden (fundada en 1198) tenía como principal misión el rescate de los cristianos en tierras lejanas. Un tercio de los ingresos, que provenían mayoritariamente de particulares, iba a liberar a cautivos. Una años antes de que la ciudad fuera tomada por los Reyes ya estaban en ella.

No fue hasta principios del s. XVII cuando comenzó el surgimiento de cofradías en este convento:

 

Venerable Hermandad del Stmo. Cristo de la Columna

Hay constancia de la construcción de una capilla en esta iglesia (la segunda del lado de epístola desde la base del templo) en 1621, para albergar una Imagen del Cristo de Columna que previamente existía. Aunque se desconoce la fundación de la cofradía.  Desapareció en 1835 con la desamortización. 

 

Cofradía y Esclavitud de la Santísima Trinidad y advocación del Santo Cristo de la Columna

En 1621 se erigió una capilla para albergar un Cristo de la Columna que ya había en el convento de la Trinidad.  Se funda la hermandad, según Llordén, en 1633 en el Baluarte de San Simón. Sólo salió en procesión las tardes del Miércoles Santo de 1635 y 36. En 1639 pasa a san Juan, pues el convento estaba muy alejado de la ciudad. Y en 1649, se cambió la advocación a Cristo de la Salud (actualmente en la iglesia del mismo nombre). 

 

Cofradía del Santo Cristo de la Columna

Fundada en este convento  con anterioridad a 1624. Al poco tiempo  (1647) pasó a la iglesia de san Juan, siendo la más importante cofradía de este templo durante los siglos XVII y XVIII.  Se procesionó hasta 1798. Y existe un documento con un listado de los 244 hermanos de 1843. Luego desapareció. 

Según algunos historiadores (como Diego Hermoso Ruiz-Vázquez), estas dos 

cofradías eran la misma: misma advocación, salían el mismo día y coincidencia de

hermanos fundadores. 

 

En nuestro artículo ¿Cuántos Cristos de la Columna tenemos? se detallan estas cofradías.

Leer Artículo

 

Este convento empezó a perder su vida monacal en el siglo XVII a raíz de fundarse en la ciudad otro convento tributario en el centro (“Conventico”), pero de estatutos reformados, «los descalzos». De hecho, en 1764 ya hay una relación de la vida conventual y unos años después, en 1777, se emplea el claustro para almacenaje de paja y grano para las tropas.

[Leer segunda parte]

 

*Las Fuentes se incluirán al final de la última parte.

Autor

En busca de nuestras raíces.

Post a Comment

X Contenido protegido