La Primitiva Iglesia de la Trinidad: La Sede Olvidada. II Parte.

Real Hermandad y Congregación Dulcísimo Nombre de María

Esclavitud del Dulce Nombre de María

Un religioso trinitario, San Simón de Rojas (s. XVI-XVII), fomentó desde Madrid asociaciones marianas con ese título, extendiéndose por todos lo conventos trinitarios de España.

Se sabe que ya estaba fundada antes de 1697, pero se tienen pocas noticias de ellas hasta el siglo XIX cuando queda constancia de que desapareció, puesto que en 1874 sólo tiene 27 hermanos. Al ser una hermandad estrictamente mariana, se desconoce si era penitencia o letífica (de gloria), ni si tenía cultos externos.

Uno de sus hermanos mayores fue el sacerdote Rafael Rodríguez Prieto, que después volveremos a nombrar. La imagen estaba en el primer altar de Epístola, a los pies de la nave. La Congregación se fue extinguiendo a la par que el templo donde se acogía.

 

Ultimas vinculaciones con nuestra Semana Santa

A finales del siglo XVIII (1795) sólo hay constancia de dos cofradías en la iglesia de la Trinidad (Dulce Nombre y la de la Venerable Hermandad del Stmo. Cristo de la Columna)

En 1751, el ermitaño Lorenzo de San Francisco talló el Santo Cristo Crucificado de Zamarrilla y fue presentado en la iglesia de la Trinidad para ser trasladado posteriormente a la ermita. 

Estancia de la primitiva imagen de la Soledad

Desde finales del siglo XVII, esta bella imagen de Ortiz (la que inspiró a la actual de Moreira), estuvo en esta Iglesia de la Trinidad. Como la hornacina donde se ubicó era pequeña, se recortó el manto y se dañó un pie. Posiblemente sobre 1833 volvió a la que sería su sede definitiva.

 

Lateral sur del convento (a la izquierda) y de la actual iglesia-parroquia.

 

Fue a partir de mediados del siglo XVII cuando varias cofradías pasaron a la iglesia de San Juan (aunque pertenecían a la feligresía de Los Mártires). Posiblemente uno de los motivos de esta desvinculación fue la lejanía del templo con las primeras edificaciones del incipiente Barrio de la Trinidad. Desde entonces no hay datos de cofradías de Pasión con sede en la primitiva iglesia de la Trinidad. 

Antes de la desamortización (1835) ya estaba ocupada por una unidad de Caballería. Luego por Infantería y Artillería (1901).

Con la desamortización de 1835, el convento se cerró. Los monjes trinitarios pasaron a las órdenes del Obispado y se distribuyeron por la diócesis. Durante 16 años el sacerdote Rafael Rodríguez Prieto consiguió tener el templo abierto al culto.

 

Vinculación de la Hermandad de Zamarrilla con el cuerpo de Caballería

Esta vinculación comenzó a raíz de la organización de una “Dolorosa de Zamarrilla” en 1851 en la iglesia de la Trinidad (la primitiva, no la que conocemos actualmente). El Hermano Mayor Francisco Cabello pidió la participación de la Unidad de Caballería que estaba ubicada en el convento. 

El Avisador Malagueño nos describe el acto: “En efecto se verificó (la salida desde la iglesia de la Trinidad) á eso de las seis, con bastante lucimiento. La efigie de Ntra. Sra. de los Dolores era llevada por Nazarenos; los campanilleros lucía ricas túnicas. Además del acompañamiento iban en la procesión una compañía de cazadores con la banda del música del regimiento de Navarra, y alguna fuerza de caballería.

En la iglesia de la Trinidad fue tanta la afluencia de gente, que hubo que lamentar algunos desórdenes; por cuya causa, se nos ha dicho, tuvo que bajarse el orador del púlpito sin concluir el sermón. Tanto la procesión como el solemne septenario que se ha celebrado en la referida iglesia ha sido costeado por la cofradía de Ntra. Sra. de los Dolores de Zamarrilla”.

 

La Soledad de San Pablo presidiendo un sermón

Días más tarde, la anterior imagen de la Soledad de San Pablo fue llevada a la primitiva iglesia de la Trinidad para un sermón, volviendo por Mármoles.

En 1853, el Ejército también ocupó la iglesia dividiéndola horizontalmente: la parte superior dedicada a dormitorios y la inferior al comedor. Al poco tiempo, el sacerdote mencionado compró los terrenos al  este del convento donde edificó  en 1862 la actual iglesia (desde 1953, parroquia) y el monasterio de Ntra. Sra. de la Paz para las clarisas que habían abandonado el antiguo convento de la plaza de la Merced. Ambas edificaciones se hicieron con el diseño y dirección de Cirilo Salinas.

 

[Leer primera parte]

 

Foto de portada: Reconstrucción de la primitiva iglesia de la Trinidad (hoy en ruinas), vista desde el Presbiterio. A la derecha, las puertas que comunicaban con el claustro del convento.

Fuentes: Al final de la tercera parte del artículo.

Autor

En busca de nuestras raíces.

X Contenido protegido