La muerte no es el final

Desde la Semana Santa de 1956 los Paracaidistas dan acompañamiento musical a la imagen del Stmo. Cristo de Ánimas de Ciegos por las calles de Málaga. En la actualidad, la Banda de Cornetas, Tambores de la BRIPAC, interpretan «La muerte no es el final», oración cantada, tras el Santo Cristo, Patrón de ellos.

 

Esta Banda aparte de otras composiciones o marchas procesionales tocan el «Bolero Militar» que junto con «La muerte no es el final» son dos clásicos en el caminar del Stmo Cristo por nuestras calles. Una comisión de Jefes, Oficiales, suboficiales y Guiones de las distintas Banderas Paracaidistas desfilan con su Santo Patrón y protector.

 

 

En 2006 la Sagrada imagen fue restaurada por el Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico (IAPH).

 

Estuvo una temporada en la Iglesia de San Agustín, donde recibió culto debido a las obras que de restauración y conservación se llevaron a cabo entre 2005 y 2009 en su sede canónica, la parroquia de San Juan.

 

En el siglo XX se conocen una serie de intervenciones sobre la talla de esta Sagrada Imagen:

En 1905, 1931, 1939, 1952 y 1968. En un primer momento se opta por limpiar la talla y retirarle la corona, al no ser esta original, durante  el proyecto de conservación-restauración de esta gran talla se observa por parte del IAPH la viabilidad de ejecutar una intervención más profunda y rescatar la policromía más antigua  de la obra, haciéndose en dos fases una primera lista para la Semana Santa de 2006, en la que la imagen recobró el aspecto anterior a la restauración de 1968, procesionándose así; y terminada la Semana Santa vuelve al IAPH donde recuperan la policromía original de 1649, que supera en calidad estética con creces a las anteriores restauraciones.

 

Fuente: diosyjefenuestro.

Foto de portada: La Opinión de Málaga. 

Autor

Desarrollador web. Amante de la Historia. Cofrade. Colaborador desde 2018.

X Contenido protegido