La Semana Santa de 1893

La Semana Santa de 1893

De ejemplo memorable y perfecto de la época fue la Semana Santa de 1893. Un total de nueve cofradías realizaron su estación de penitencia durante el Miércoles, Jueves y Viernes Santo.

El primero de los días que hubo procesiones, Miércoles Santo, salieron a la calle las «efigies», (según denominación de la época) de Ntro. Padre Jesús de Azotes y Columna, el Señor de la Vera Cruz y la Virgen de los Dolores (hoy del Mayor Dolor), desde la Iglesia de San Juan, sin efectuar estación en la Catedral; mientras que de la parroquia de Santiago, a partir de las ocho de la tarde, el Señor de la Humildad, conocido entonces popularmente como «el Señor del Balcón de Pilatos», tampoco efectuó estación en nuestro primer templo.

El Jueves Santo de aquel año hubo tres procesiones: la de Jesús de Llagas y Columna, desde Santiago, y la de la Puente del Cedrón, desde San Juan; que no entraron en la Catedral y la del Dulce Nombre de Jesús Nazareno del Paso, de Santo Domingo, que hizo estación de penitencia en la S.I.C.B entrando por la puerta del Sol y saliendo por la de las Cadenas.

Antigua imagen del Dulce Nombre de Jesús Nazareno del Paso.

En la jornada del Viernes Santo recorrieron las calles malagueñas otras tres cofradías sin entrar en la Catedral: un Cristo atado a la Columna junto a una imagen de la Magdalena desde Santo Domingo, el popularísimo Jesús «el Rico», y el Señor del Gran Poder, ambas desde Santiago.

La solemne y ya entonces secular Misa de Privilegio celebrada el Sábado Santo en Santo Domingo como cada año por la Antigua Hermandad de Ntra. Sra. de la Soledad, puso un brillante final a los cultos pasionistas malagueños de aquel año de 1893.

 

Fuente: El Avisador Malagueño, 1893

Autor

Desarrollador web. Amante de la Historia. Cofrade. Colaborador desde 2018.

X Contenido protegido