La Semana Santa de 1922

La Semana Santa de 1922

Los desfiles procesionales del año 1922 constituyeron un éxito por su religiosidad, orden y asistencia de público a juzgar por la prensa de aquel tiempo. Se recaudan fondos para la organización del año siguiente: tómbolas, rifas, corridas de toros, teatro, etc.

Pero cabe destacar de ese año algo desagradable, y fue la separación temporal de la Cofradía de Nuestro Padre Jesús el Rico de la Agrupación. Algo más tarde adoptaba esta misma postura la Hermandad del Sepulcro, sin que se sepa las causas que llevaron a ambas a tal actitud.

Este año se incorporaba a la Agrupación uno de los hombres que más iban a trabajar por la Málaga cofradiera a lo largo del siglo XX, D. Enrique Navarro Torres, haciéndolo en calidad de delegado de la Cofradía de la Expiración.

Se aprueba también un manifiesto de la Agrupación al pueblo de Málaga. 

En las vísperas de la Semana Santa de 1923 se agruparían de nuevo las cofradías disidentes de Rico y Sepulcro.

La organización de las procesiones fue nuevamente resaltada por las crónicas de la época por su bullicio ensordecedor, júbilo creciente y extraordinaria animación de la gente, revelando así el espíritu religioso y la sana alegría de la población malagueña.

Fuente: Agustín Clavijo/La Saeta 1922.

Autor

Desarrollador web. Amante de la Historia. Cofrade. Colaborador desde 2018.

X Contenido protegido