Las bicicletas son para el verano

Las bicicletas son para el verano

No es la primera vez que las bicicletas toman protagonismo en nuestra Semana Santa. Según cuenta una crónica de La Opinión de Málaga del pasado Lunes Santo de 2018: dos chicos pasaron por medio del cortejo de la Crucifixión al final de la calle Mariblanca y ya cerca de Álamos. Uno lo consiguió, para dolor de cabeza de un miembro de la comisión externa que le llamó la atención, pero el joven pudo cruzar incluso a través del público. El otro chico, más educado, se bajó de la bicicleta y cruzó entre los nazarenos, pero andando.

Esto me recuerda a los carros de niños pequeños que en la Semana de Pasión extrañamente se multiplican. Paseas, hay un atasco, y ahí vemos el motivo. Algo que no se puede evitar, pero lo de las bicicletas no tiene perdón de Dios. A los ‘Indurain’ les pido que eviten circular esos días en medio de los desfiles procesionales, y no vale cargar con la bici al hombro, lamentablemente, querido amigo, no cuenta como acto de penitencia.

[su_spoiler title=»Fuente» style=»fancy» icon=»plus-circle»]Fotografía de portada: J. A. Sau[/su_spoiler]

 

Autor

Desarrollador web. Amante de la Historia. Cofrade. Colaborador desde 2018.

X Contenido protegido