Los Mártires de Japón

Los Mártires de Japón

En 1589 llegaron los primeros jesuitas españoles a tierras niponas para evangelizar el país. Al principio hubo cierta tolerancia; pero al cabo de unos años la tolerancia cambió a  beligerancia.

En 1597 fueron martirizados 26 misioneros -tres de ellos, menores de edad-, entre los que había franciscos, jesuitas y laicos.  Entre ellos había cuatro españoles, el más conocido, era Pablo Miki. Fueron crucificados y lanceados en una colina a las afueras de Nagasaki, y dejados sus cuerpos durante días, bajo la vigilancia para que nadie se acercara.

Glorioso martyrio de los veinte y tres SS Protho-Martyres de Japón

Glorioso martyrio de los veinte y tres SS Protho-Martyres de Japón.

Cuando la Compañía de Jesús levantó la nueva iglesia de planta circular, en el altar mayor se erigió al Titular de la iglesia, San Sebastián. Y en sus cuatros capillas a santos de la Orden: San Ignacio de Lozoya, San Francisco Javier, San Francisco de Borja y a los Mártires del Japón. 

Desde el siglo XIX hay una iglesia católica en Nagasaki, dedicada a las 26 mártires. 

El papa Francisco en su reciente visita a Japón, elevó una oración ante el Monumento dedicado a los mártires. 

No hay constancia de cuando esta capilla dejó de estar dedicada a estos Mártires, pero posiblemente fue cuando los jesuitas dejaron la ciudad, tras ser expulsados por Carlos III en 1767.

Antes de que esta capilla fuera ocupada por la Cofradía, fue dedicada a las Ánimas.

La capilla se encuentra a la izquierda del Altar Mayor, y hoy está ocupada por los Titulares de la Cofradía de los Estudiantes.

 

Fuente: Diario Sur. Cope.es. Isla de Arriarán.

Foto de portada: Web Cofradía Estudiantes.

Autor

En busca de nuestras raíces.

X Contenido protegido