Mi Semana Santa

Mi Semana Santa

Mi Semana Santa, con la que crecí, con la que tanto me emocioné, mi Semana Santa, aquella en la que una manzana con caramelo me hacía tan feliz. Esa Semana Santa en la que no dejaba pasar ni un solo nazareno para darle la mano, mi Semana Santa, la que tanto deseé y amé desde que era una niña.

Tardes de Miércoles Santo con los rayos de la luz del sol entrando por el salón de mi casa, y viendo a mis padres (q.e.p.d.) arreglarse para ir de promesa tras Ntro. Padre Jesús El Rico.

Mis primeros encierros, el de Pollinica y el del Nazareno del Paso y María Santísima de la Esperanza. Mi primera experiencia de callejeo cofrade, calle Dos Aceras y la Cofradía del Prendimiento.

Calle Ollerías por la que de la mano tantas veces me llevaron dirección al centro para ver las procesiones. Calle Méndez Núñez en la que tantos desfiles presencié. En mi memoria queda grabado un lugar, estaba en un bajo de la Calle Casapalma, donde tanto aprendí, donde tanto escuché hablar de procesiones, Titulares, Cofradías, cuna de mi aprendizaje y pasión por la Semana Santa. Gracias a ellos, a los que ya no están y a los que sí por regalarme este lujo de ser cofrade.

Esa era mi Semana Santa, la de mi niñez, la que en tantas ocasiones me erizaba la piel, la que en mi retina y corazón quedarán para siempre.

Yolanda Bermúdez

 

Autor

Cofrade y Hermana de Zamarrilla, Santo Traslado y Sepulcro. Escribiendo Historias desde 2016.

X Contenido protegido