Nuestra Señora de la Soledad el Viernes Santo de 1963

Nuestra Señora de la Soledad el Viernes Santo de 1963

El Viernes Santo de 1963 fue acompañado de una escena trágica para la Hermandad del Sepulcro, la Vírgen de la Soledad quedó abandonada en la calle.

Esa noche de 1963, los mayordomos de la Vírgen notaron que los hombres de trono no estaban por la labor. Los capataces fueron intermediarios entre mayordomos y hombres de trono. Cada capataz tenía su grupo de asalariados que se contrataban días previos a la Semana Santa. Se ajustaban las condiciones: el dinero, tabaco, bocadillos, agua; lo que venía a ser de costumbre, pero cada año más caro.

La marcha de los tronos se veía perturbada, aparecían menos hombres de los contratados, porque había «tangaera», pues amenazaban con no seguir si no se subía la soldada.

Ntra. Señora de la Soledad en 1961.

La Cofradía oficial de la ciudad atravesaba una época de clara decadencia. Aquel Viernes Santo Nuestra Señora de la Soledad fue abandonada en el fondo del túnel. Los hombres la dejaron más sola si cabe. Los hermanos lloraban de impotencia, la cera caía a borbotones, las flores olían a podredumbre.

La palabra ‘ruedas’ se dejaba oír porque los problemas de los tronos eran comunes en casi todas las Cofradías malagueñas. Esta era la imagen de la crisis de aquellos años.

[su_spoiler title=»Fuente» style=»fancy» icon=»plus-circle»]Imágenes de un Siglo. Pasión del Sur III.[/su_spoiler]
Autor

Desarrollador web. Amante de la Historia. Cofrade. Colaborador desde 2018.

X Contenido protegido