Santísimo ‘Quinto’ de la Expiración

En la relativa corta historia de esta Cofradía, ha tenido 5 titulares, con destinos dispares (destrucción, semiabandono, posible venta). Y llegó, la gran obra de Mariano Benlliure. En su momento a este nuevo Titular se le llamó Santísimo Quinto de la Expiración. 

Desde el siglo XVIII hay noticias de la Cofradía del Santo Cristo de la Buena Muerte (también llamada Jesús de la Buena Muerte).

Se extinguió a mediados del siglo XIX. En 1920 renace bajo el nombre del Santísimo Cristo de la Expiración y se une a la Cofradía de Nuestra Señora de los Dolores (siglo XVIII), ambas con sede en la iglesia de San Pedro.

Estos son los cinco titulares que ha tenido esta Cofradía:

1.-  De escuela granadina (aunque recuerda al “Cachorro” sevillano) , de gran valor, del primer tercio del siglo XVII, posiblemente de Alonso de Mena. Hasta entonces, también era denominada de la Buena Muerte. A partir de la unión de ambas cofradías, la única advocación fue la de Expiración. 

 

Primera imagen del Stmo Cristo de la Expiración :

 

2.- 1929: se sustituye incomprensiblemente por una de Font e hijos (Madrid), de menor calidad artística. En 1931 fue destruido, tras salir tres veces en procesión.

 

Como en esa fecha sólo había un crucificado en San Pedro, se piensa que con anterioridad la imagen de Alonso de Mena fue vendida, concretamente a un pueblo de Granada.

 

Stmo. Cristo de la Expiración de Font :

El conjunto de Font, Cristo Crucificado (Ya muerto, no expirando) y María Magdalena fue una donación de la Marquesa Viuda de Aldama.

María Magdalena no fue procesionada en 1931, por su falta de expresividad. En 1931 se destruyeron ambas imágenes.

3.- 1935. Sin valor artístico (según “La Hornacina”) y de gran valor artístico (según Agustín Clavijo) también vino desde Madrid.

Obra anónima del siglo XX. Salió desde el Sagrado Corazón. Se destruyó durante la Guerra. No hay fotografía de un primer plano.

También fue donada por la Marquesa de Aldama. El torero Andrés Mérida recuperó la cabeza y una pierna, actualmente en la Casa Hermandad.

4.- Se encarga otra imagen al mallorquín Miguel Ferrer Tous, apodado “Cristet”. Cuando llegó a Málaga, antes de la Semana Santa de 1939, la decepción fue total en la Junta.

Llegó justo antes de Semana Santa y los hermanos dudaron de si iba a ser procesionada.

Era de poca calidad y con graves  deficiencias anatómicas. Venía sin policromar, con un color ocre tostado, por lo que los malagueños le llamaron “Cristo de la arropía” (como la famosa chuchería de la época).

Fue retirado tras salir ese año. Estuvo un tiempo medio abandonado en la sacristía de la iglesia del Carmen. Luego pasó a la ermita del Monte Calvario, debidamente policromada. 

 

Cuarta imagen de Miguel Ferrer

 

5.- En mayo de ese mismo año, contactan con Juan Cristóbal González Quesada, almeriense. Enrique Navarro conocía en Madrid un Cristo de este autor, pero como no querrá volver a equivocarse, pidió una fotografía de la imagen.

Como el escultor no se la proporcionó, la Cofradía se interesó por Capuz, Pascual Ortells y Benlliure. Y la obra de Juan Cristóbal fue perdiendo interés; por lo que éste, pocos días terminó yendo a Campo de Criptana. Y eligieron a Benlliure.

 

6.- Llega a Málaga la obra de Mariano Benlliure, en el mismo camión que la de Nazareno del Paso. Y llamaron a esta magnífica obra, el Santísimo Quinto de la Expiración.

 

En resumen, el primer crucificado ¿Alonso de Mena?, de gran valor, fue sustituido en 1929. Se cree que fue vendido.

El Segundo (Font e hijos) fue destruido en 1931 (1929-31) ¿o vendida?.

El Tercero (anónima del siglo XX) fue destruido en 1936 (1935-36).

El Cuarto (Ferrer Tous), tras procesionarse un sólo año (1939), pasó a la ermita del Monte Calvario.

Y,  El Santísimo Quinto de la Expiración (M. Benlliure), como era llamado en los 40.

 

Fuente: La Hornacina. Semana Santa en Málaga. Arguval. Nosoalameda. SS desaparecida. Diario Sur. Historia Documental de las Cofradías… Llordén/Souviron. Boletín Centenario de la Real Cofradía.

Foto de portada: Primera aparición de María Magdalena (de Pío Mollar). 

 

Autor

En busca de nuestras raíces.

X Contenido protegido