Un pueblo entregado a su Humildad

Un pueblo entregado a su Humildad

Es sábado, mes de octubre, y Málaga tiene una cita muy especial, el Santísimo Cristo de la Humildad sale a la calle, sale para celebrar con los malagueños el 325 aniversario de la fundación de la Hermandad.

Las calles a rebosar de público, gente que sube y baja por los rincones de la ciudad y es que Málaga es Cofrade, Málaga se entrega a sus Titulares y no es Semana Santa.

Niños con sus ‘chuches’ agarrados de la mano de sus progenitores, caras de ilusión, de felicidad, otros con sus trompetas y tambor de juguete, no es Domingo de Ramos no, pero ellos así lo sienten.

Me dirijo a calle Méndez Nuñez para contemplar la procesión del Señor Humilde. Observo las dos Málaga, por un lado la Málaga que se mantiene en silencio a la espera de que el trono se acerque, por el otro lado la Málaga que cruza en medio del cortejo sin importarle nada lo que acontece, la Málaga irrespetuosa

Y se aproxima el trono y qué alegría ver el balcón que antaño la cofradía llevaba con su antiguo Titular, (recordemos que esta cofradía representa el momento en que Jesús es presentado al pueblo por Poncio Pilatos en el balcón pronunciando las palabras «Ecce Homo»).

Perfectamente llevado, como se llevan los tronos en Málaga. Un cortejo muy cuidado y ordenado. Una jornada que en ningún momento perdió ritmo. Una vez más «los Servitas Blancos» nos deleitaron con el suntuoso caminar de su Titular cristífero. Una extraordinaria, y un recorrido para enmarcar.

 

Fotografía: Luis Sene

Autor

Desarrollador web. Amante de la Historia. Cofrade. Colaborador desde 2018.

X Contenido protegido