Una promesa a Jesús El Rico

Mi madre que (e. p. d.) llegaba desde Madrid en la década de los sesenta a Málaga. Pasó esos años (desde los sesenta) hasta la hora de su partida en 1991 en Málaga.

Descubrió en la parroquia de Santiago a un Nazareno, el cual le cautivó. Un Nazareno de pelo natural al que en la ciudad de Málaga se le llama Ntro. Padre Jesús Nazareno Titulado «El Rico».

Durante unos años decidió ir de promesa tras él. Y así estuvo mucho tiempo, año tras año.

Pero algo sucedió en la década de los ochenta. Un sobrino suyo nacido y residente en Madrid fue diagnosticado de Leucemia, una enfermedad de la que entonces era muy difícil salir.

Ella, al llegar la Semana Santa de aquel año decidió que su promesa a Jesús El Rico era pedirle porque su sobrino saliera de esa enfermedad.

Afortunadamente el médico le dio permiso para que aquel joven adolescente pudiera viajar a Málaga para ir con su tía tras el Nazareno.

Y llegó aquel Miércoles Santo, el muchacho pálido como una pared acompañó a su tía tras el Cristo.

Pasaban las horas de procesión, el chico cansado, blanco, pálido.

Cuando la procesión alcanza calle Granada camino de la plaza del Carbón el muchacho comienza a reír (léase, sin carcajadas) su color pálido cambia, y comienza a desaparecer.

Acaba el recorrido, y aquel joven, su sobrino, deja de tener esa palidez. Se siente bien.

Llegado el momento de su vuelta a Madrid y de visitar a su médico, éste sorprendido le pregunta :

«¿Qué has hecho? «

Él le contesta que «nada, ir a Málaga a ver la Semana Santa e ir con mi tía de promesa tras Jesús el Rico».

El médico le responde que sorprendentemente

«No hay rastro de la Leucemia». 

 

En la Semana Santa del año siguiente la madre del joven viajó a Málaga, seguramente a modo de agradecimiento para ver al Nazareno, pero desafortunadamente la lluvia impedió la salida procesional.

 

… Milagro o no, no se sabe, lo cierto es que aquella promesa al Señor de la Libertad quedó grabada seguro en la memoria de aquel joven que superó la enfermedad… 

 

(Un hecho verídico del que hoy decidí dejar constancia).

 

Autor

Cofrade y Hermana de Zamarrilla, Santo Traslado y Sepulcro. Escribiendo Historias desde 2016.

X Contenido protegido